Posted by : Luis Enrique Alvarado lunes, 14 de diciembre de 2009

El nacido de nuevo y el mundo!!

Un nacido de nuevo es ahora un hijo de Dios haciendo fiel la escritura
de Juan 1:12

Creyó, se arrepintió Dios los regenero.

Ahora bien estamos en un mundo que gira en torno a lo material, a una vida sin Dios y es muy fácil que seamos contagiados nuevamente por el mundo a lo cual es importante siempre recordar esta escritura.

1 Juann 3:4-10
Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley.

Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él.

Todo aquel que permanece en él, no peca; todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha conocido.

Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él es justo.

El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.

Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.

En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios.

Aun estando en el mundo no podemos actuar como si no conociéramos a Dios.

Al venir a Cristo, al rendir nuestras vidas a el, somos investidos de su nueva vida ahora, la vida de Cristo esta en nuestra misma vida.

Pero ocurre que en nuestra estancia aquí llegamos a pecar, pero diferenciemos el que llegue a pecar y llegar a practicar el pecado.

PECAR: Significa errar en el blanco, es decir que no dimos en el blanco, como humanos fallamos, pecamos, ofendemos, nos enojamos lo malo es que sabiendo que estamos mal no cambiemos, lo malo es saber que uno esta mal y no cambiar.

PRACTICAR EL PECADO: Persistir en el error sabiendo que no es correcto, repetir algo constantemente.

El que ah nacido de nuevo al pecar busca arrepentirse inmediatamente, el nacido de nuevo siempre vuelve a Dios, no se puede ni quiere alejar de Dios.

Esa es la diferencia, entre simpatizantes y nacidos de Dios.

Si tu eres cristiano pero sigues pecando a escondidas puede ser que realmente no seas nacido de nuevo. Puede que te guste ir a la iglesia y te guste la vida cristiana pero puede ser que no has nacido de nuevo.

Cuando hemos nacido de nuevo buscaremos el perdón que Dios nos ofrece y ese perdón traerá un cambio a nuestra vida.

Cuando hemos nacido de nuevo no estaremos envueltos en tranzas, en negocios ilegales, no estaremos haciendo ganancias ilícitas.

Cuando has nacido de nuevo y te ofrecen hacer algo ilegal en tu trabajo por ejemplo no participaras y si lo haces te sentirás tan mal que rápido buscaras salir de esa situación.

Un ejemplo es José:

Genesis 39:7-12
Aconteció después de esto, que la mujer de su amo puso sus ojos en José, y dijo:
Duerme conmigo.

Y él no quiso, y dijo a la mujer de su amo: He aquí que mi señor no se preocupa conmigo de lo que hay en casa, y ha puesto en mi mano todo lo que tiene.

No hay otro mayor que yo en esta casa, y ninguna cosa me ha reservado sino a ti, por cuanto tú eres su mujer; ¿cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios?

Hablando ella a José cada día, y no escuchándola él para acostarse al lado de ella, para estar con ella, aconteció que entró él un día en casa para hacer su oficio, y no había nadie de los de casa allí.

Y ella lo asió por su ropa, diciendo: Duerme conmigo. Entonces él dejó su ropa en las manos de ella, y huyó y salió.

COMENTARIO POR M.H

El que permanece en Cristo no practica habitualmente el pecado.

Renunciar al pecado es la gran prueba de la unión espiritual con el Señor Cristo, y de la permanencia en Él y en su conocimiento salvador.

Cuidado con engañarse a uno mismo. El que hace justicia es justo y es seguidor de Cristo, demuestra interés por fe en su obediencia y sufrimientos. Pero el hombre no puede actuar como el diablo y ser, al mismo tiempo, un discípulo de Cristo Jesús.

No sirvamos ni consintamos en aquello que el Hijo de Dios vino a destruir. Ser nacido de Dios es ser internamente renovado por el poder del Espíritu de Dios.

La persona regenerada no puede pecar como pecaba antes de nacer de Dios, ni como pecan otros que no son nacidos de nuevo.

Existe esa luz en su mente que le muestra el mal y la malignidad del pecado.

Existe esa inclinación en su corazón que le dispone a aborrecer y odiar el pecado.

Existe el principio espiritual que se opone a los actos pecaminosos. Y existe el arrepentimiento cuando se comete el pecado. Pecar intencionalmente es algo contrario a él.

---
1Juan 2:1
Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.

Vallamos a Cristo si hemos pecado, pero examinemos nuestro corazón y veamos si el pecado en nosotros no es una práctica de la cual nos este condenando.

Examinemos nuestro corazón y no nos engañemos pensando que vamos al cielo justificados por Cristo cuando no tenemos la vida de él en nuestra vida.

Nadie es PERFECTO, pero si podemos ser FIELES!!

Dios bendiga sus vidas

3 Responses so far.

  1. Anónimo says:

    eL PECADO SIEMPRE LO ASOCIAN CON LA CARNE.

    PERO EL PECADO NO ES LO QUE TU DICES EN EL POST.

    PECADO ES TODO, TODO AQUELLO QUE VAYA CONTRARIO A LA VOLUNTAD DE DIOS.

    ES DESOBEDECER "SU" MANDATO, SU LEY.

    BENDICIONES.

  2. Emilio says:

    Estimados:

    Gracias a Dios por su Palabra!

    Les dejo este blog para que lo visiten y compartan con todos sus hermanos en Cristo.

    Bendiciones en Cristo Jesús!

    www.cristianosenfe.blogspot.com

  3. Pat says:

    Paz a tu casa en esta Navidad! Abrazo, amigo!!

Gracias por vernos!

Gracias por vernos!

- Copyright © Verdad Y Luz Hoy - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -