Posted by : Luis Enrique Alvarado miércoles, 8 de abril de 2009

La Didaché o Didajé (en griego Διδαχὴ, que se traduce por “enseñanza” o “doctrina”, forma corta de "La enseñanza del Señor de los gentiles por los doce apóstoles" (Διδαχὴ κυρίου διὰ τῶν δώδεκα ἀποστό λων τοῖς ἔθνεσιν), es también conocida como Doctrina de los doce apóstoles aunque, paradójicamente, no se hace referencia a ellos en ningún lugar del texto.

Es uno de los primeros tratados breves (fue escrito entre el 70 y el 160 DC), con instrucciones para las comunidades cristianas y constituye un manual para la conversión de paganos y para la instrucción de los conversos.

La Didaké fue considerada por algunos Padres de la Iglesia como parte del Nuevo Testamento pero fue rechazado tajantemente por otros por lo que no es aceptado como canónico, con la excepción del "canon amplio" de la Iglesia Ortodoxa Etíope.La Iglesia Católica Romana, reconociendo su ortodoxia, la ha aceptado como parte de la colección de escritos de los Padres Apostólicos.

Es el único texto cristiano redescubierto durante los últimos ciento cincuenta años, que ha recibido una amplia aceptación tanto entre católicos como ortodoxos.

Contenido
El texto, compuesto de 16 capítulos, puede dividirse en cuatro secciones:
Enseñanzas morales, recogidas en los capítulos 1 a 6.
Prescripciones litúrgicas sobre el bautismo, el ayuno y la santa cena, recogidas en los capítulos 7 a 10.


Prescripciones disciplinarias sobre los predicadores itinerantes, las asambleas de los domingos y la elección de obispos y diáconos, recogidas en los capítulos 11 a 15.

Una preparación para la segunda venida del Señor, recogida en el capítulo 16 y último.
Descubrimiento

Citada por los Padres Apostólicos en su obras y por Eusebio de Cesarea en su Historia Eclesiástica, la Didaké estuvo perdida durante siglos hasta que fue descubierta en 1873 por el griego Filoteos Bryennios, metropolitano ortodoxo de Nicomedia. El texto fue encontrado en un códice griego del siglo X

Tomado de Wikipedia

Estaba leyendo esta obra y hay muchas cosas que se me hacen increíbles, realmente, la cuales citare en seguida.

SOBRE LOS PROFETAS:

11. A todo aquel que venga y enseñe todas estas cosas que se han dicho antes, recibidle; pero si el maestro es él mismo corrupto y enseña doctrina diferente para la destrucción de estas cosas, no le escuchéis; pero si es para el aumento de la justicia y el conocimiento del Señor, recibidle como al Señor. Pero, con respecto a los apóstoles y profetas, obrad con ellos en conformidad con la ordenanza del Evangelio. Que todo apóstol, cuando venga a vosotros, sea recibido como el Señor; pero no se quedará más de un solo día, o, sí es necesario, un segundo día; pero si se queda tres días, es un profeta falso. Y cuando se marche, que el apóstol no reciba otra cosa que pan, hasta que halle cobijo; pero si pide dinero, es un falso profeta. Y al profeta que hable en el Espíritu no lo probaréis ni lo discerniréis; porque todo pecado será perdonado, pero este pecado no será perdonado. No obstante, no todo el que habla en el Espíritu es un profeta, sino sólo el que tiene los caminos del Señor. Por sus caminos, pues, será reconocido el profeta falso y el profeta. Y ningún profeta, cuando ordenare una mesa en el Espíritu, comerá de ella; pues de otro modo es un falso profeta. Y todo profeta que enseñe la verdad, si no hace lo que enseña, es un falso profeta. Y ningún profeta aprobado y hallado verdadero, que hace algo como un misterio externo típico de la Iglesia, y, con todo, no os enseña a hacer todo lo que él hace, que no sea juzgado delante de vosotros; porque tiene su juicio en la presencia de Dios; porque de la misma manera también hicieron los profetas en los días de antaño. Y todo aquel que diga en el Espíritu: Dadme plata u otra cosa, no le escuchéis; pero si os dice que deis en favor de otros que están en necesidad, que nadie le juzgue.

12. Pero que todo el que venga en el nombre del Señor sea recibido; y luego, cuando le hayáis probado, le conoceréis, porque discerniréis la mano derecha de la izquierda. Si el que viene es un viajero, ayudadle en cuanto os sea posible; pero no se quedará con vosotros más de dos o tres días, si es necesario. Pero si quiere establecerse entre vosotros, si tiene un oficio, que trabaje y coma su pan. Pero si no tiene oficio, según vuestra sabiduría proveed de que viva como un cristiano entre vosotros, pero no en la ociosidad. Si no hace esto, es que está traficando con respecto a Cristo. Guardaos de estos hombres.

13. Pero todo profeta verdadero que desee establecerse entre vosotros es digno de su comida. De la misma manera un verdadero maestro es también digno, como el obrero, de su comida. Así pues, todas las primicias del producto del lagar y de la era de trilla, de tus bueyes y tus ovejas, se las llevarás y darás como primicias a los profetas; porque son vuestros sacerdotes principales. Pero si no tenéis un profeta, dadlas a los pobres. Si haces pan, toma las primicias y dalo según el mandamiento. De la misma manera, cuando abras una jarra de vino o de aceite, toma las primicias y dalo a los profetas; sí, y del dinero y vestido y toda posesión, toma las primicias según te parezca bien, y dalo según el mandamiento.

========
¿Como ven? Muchos nos critican por lo que pensamos y escribimos pero los mismos Apóstoles y los mismos cristianos de la primera Iglesia NO aprobarían muchas cosas que hacemos actualmente la Iglesia de Dios.

No aprobarían a los supuestos ministros llámense Levitas, cantantes, salmistas, evangelistas, maestros, pastores, etc. que COBRAN por ministrar LA PALABRA DE DIOS, ellos los LLAMAN FALSOS!!!

¿Porque nos tachan de religiosos y legalistas ahora entonces? No será que nosotros somos los que hemos cambiado.

Que el apóstol no reciba otra cosa que pan!!! Hoy no lo aceptarían

En cambio a los que vienen en el nombre del Señor, dice trátenlos bien, denles lo que necesitan!
Eh escuchado a muchos orar a Dios pidiendo ser como la primera Iglesia, y si, necesitamos volver a los principios de Dios, en verdad.

Dios les bendiga.

Pueden leer toda la didache aquí.

4 Responses so far.

  1. Yamilet says:

    hermano,yo soy de la que pienso que la didache es catolica ,pues te habla de sacramentos y de la eucaristia,pero algo te puedo decir.Ahi tiene mucha razon.No es casualidad que ya en un escrito del primer siglo se halla dicho esas cosas.Excelente escrito.

  2. Anónimo says:

    yo tampoco creo en la didaje , aunque su origen es en los años 65-80 D.C. en tiempos que los apostoles estaban vivos, ese documento de la didache es un simple documento sirio de judeo cristianos, no es un documento canonico y al ser una obra de hombre, no es un documento que sirva para la fe de los cristianos, ademas ese documento tiene influencia esenia en su mensaje de los 2 caminos , es enseñanza esenia de qumran del mar muerto.

  3. Anónimo says:

    Apóstoles» o «Didaché»

    William Kelly

    Tal es el título de un manuscrito griego recientemente descubierto que también es conocido más literalmente en su forma más extensa y pretensiosa como «La enseñanza del Señor a los gentiles por medio de los doce apóstoles». Magro e incorrecto, sirve para poner de manifiesto el melancólico y rápido desvío del segundo siglo respecto de la verdad revelada en el primero. El manuscrito data del siglo XI, y fue hallado hace unos años por Filoteo Bryennios, quien más tarde viniera a ser metropolita de Nicomedia, en la biblioteca del patriarca de Jerusalén en Constantinopla. Cualquier estudioso puede apreciar las fuertes analogías entre este documento y la Epístola del Pseudo-Bernabé así como del Pastor de Hermas, de las que generalmente se dice que pertenecen a principios y a mediados del siglo II. Algunos han argüido que son aún más antiguas, pero ni el descubridor más entusiasta defiende una época tan temprana ni semejante.



    El único valor de todos estos documentos patrísticos es que constituyen una prueba uniforme e invariable de cuán gravemente la iglesia cayó en el judaísmo. La exagerada estimación de los últimos descubrimientos en nuestros días, formada por hombres de diversas escuelas, demuestra lo mismo hoy.



    Si examinamos los dieciséis capítulos que componen el tratado, —exceptuando la oración del Señor y unos pocos textos extraídos sustancialmente de las Escrituras— no encontraremos ni una sola expresión de verdad de peso, nada que indique el gozo de la libertad en Cristo, ninguna claridad en cuanto a la redención, ninguna vaga noción de la presencia del Espíritu Santo enviado del cielo, ni acerca de la relación celestial de la iglesia ni de los privilegios especiales del cristiano. Es peor que deficiente, como puede comprobarse con sólo echar una ojeada al primer capítulo. En él, la ley usurpa el lugar del Evangelio desde el principio hasta el final. Está claro que el autor tenía ante sí, además del Antiguo Testamento, el Sermón del Monte en Mateo, el Evangelio de Juan, las epístolas a los Romanos y a los Corintios y la epístola de Santiago; pero, ¿dónde encontramos una verdadera inteligencia espiritual de las cosas? Todo es pura letra, no espíritu. No hay ningún testimonio de cómo las almas reciben la vida, de modo de tomar el camino que conduce a la vida y de rechazar el camino ancho que conduce a la muerte; no se expresa ningún sentido justo de esa gracia en la que solamente somos guardados por el poder de Dios mediante la fe. Es notable el contraste con Romanos capítulo 5 u 8, donde, en el último, queda claro que las demandas justas de la ley están cumplidas en aquellos “que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”. Y lo mismo vemos en el capítulo 13 de esta epístola, donde el amor —imposible en nosotros aparte de la fe y de la vida en Cristo— se dice verdaderamente que es “el cumplimiento de la ley”, amor que nunca la propia ley logró cumplir. Menos todavía la doctrina del tratado es siquiera una aproximación a la doctrina enseñada en las epístolas a los Efesios, a los Colosenses y la primera de Juan.



    El autor, sin el menor respaldo, interpola «el ayuno» dentro de su cita de Mateo 5:41, y ofrece una falsa promesa a aquellos que aman a quienes los aborrecen («Vosotros amad a los que os aborrecen, y no tendréis ya enemigos»). ¿Acaso el autor no sopesó nunca la muerte de Esteban, o la de Santiago el hijo de Zebedeo, o de otros que fueron muertos por causa de Cristo, por no mencionar a Aquel que constituye la sustancia y la piedra de toque de toda verdad?



    Es sorprendente que algún cristiano fuese a creer que esta débil e incluso falsa expectativa pudiese ser una probable tradición oral de las palabras del Maestro. Sin duda, por regla general, aquellos que son celosos del bien desbaratan a los que hacen daño, como lo muestra 1 Pedro 3 en referencia al Salmo 34. Pero el mismo apóstol enseña que nuestra parte es hacer el bien, padecer por causa de la justicia, y tomarlo con paciencia, lo cual, de hecho, es gracia, no ley, porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigamos sus pisadas.



    Incluso esta «Enseñanza» a continuación cita palabras completamente incompatibles con sus comentarios precedentes; pues cuando agrega repetidamente «No puedes esto o aquello» el autor exagera, a menos que su intención guarde consistencia con la gracia. Sus notas, por cierto, son singularmente pobres por todas partes, y en ningún caso sugieren una sola tradición oral digna del Salvador.



    ¡Qué extraño, frente a Mateo 5:42, imaginarse algún mandamiento tradicional del Señor sobre el tema de dar! ¡Y es algo realmente demasiado malo que un cristiano sensible diga de la última frase del primer capítulo —«Antes de dar limosna, déjala sudar en tus manos, hasta que sepas a quien la das»— que ello claramente se refiera a algún dicho oral de autoridad pronunciado por nuestro Señor o por alguno de sus seguidores más cercanos!



    Todos aquellos instruidos en la verdad y familiarizados con las Escrituras más bien juzgarán el documento como de estilo vulgar, completamente indigno del más mínimo sentido de inspiración. Por cierto que es prácticamente imposible de reconciliar con los auténticos escritos que le preceden o con las mismas palabras del Señor.



    Hay poco o nada digno de destacar en los capítulos 2 y 3, salvo quizás la frase que Clemente de Alejandría cita como escritura de este tratado, a saber: «Hijo mío, no seas mentiroso, porque la mentira lleva al robo.» Hubiera sido lo mismo que decir «No seas ladrón, pues el robo lleva a la mentira.» Ni uno ni otro pensamiento expresado es conforme a las Escrituras, sino que están muy por debajo del carácter distintivo de ellas.



    Pero el capítulo 4 comienza con una exhortación a honrar a aquel que habla la Palabra de Dios como al Señor, y por esta extraña razón: «porque donde se anuncia el señorío, allí está el Señor». Poco después, al urgir en dar con liberalidad, se dice: «Si adquieres algo por el trabajo de tus manos, darás de ello como rescate o redención por tus pecados.» ¿Qué clase de doctrina es ésta? Seguramente que no proviene de Dios, sino que es puramente humana. De nada sirve referirse a Daniel 4:27, donde el profeta exhorta al vanidoso y caprichoso rey, no a la redención, sino a romper con sus pecados por la justicia (la versión de los LXX dice «por limosna») y sus iniquidades haciendo misericordia para con los pobres (o afligidos) “pues tal vez será eso una prolongación de tu tranquilidad”. ¡Qué sobria es la Palabra de Dios, en contraste con la falsa y extravagante palabra del hombre! Estoy enterado de los esfuerzos por hacer que la versión caldea profiera un error similar, y cómo los padres griegos y latinos, así como otras mentes supersticiosas lo adoptaron. Pero De Dieu y otros refutaron mucho tiempo atrás la heterodoxia, y sobre sólidos fundamentos lingüísticos. La traducción hecha tanto por la Versión Autorizada como por la Revisada, es correcta.



    No vale la pena seguir revisando el tratado y adentrarnos a considerar cuestiones de menor importancia; pero en todos estos detalles también, el tratado se aparta de las Escrituras.



    (Bible Treasury Vol. 19, pág. 95-96)

  4. Saludos, me pareció interesante los estudios y en genral un buen contenido, felicitaciones a los creadores y les animo a continuar en esta labor.
    Les invito a vr este blog y si les parece interesante lo pueden seguir.
    Muchas gracias y que el Señor les bendiga.

    Devora
    http://red-cristiana.blogspot.com/

Gracias por vernos!

Gracias por vernos!

- Copyright © Verdad Y Luz Hoy - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -