Posted by : Luis Enrique Alvarado jueves, 3 de diciembre de 2009

Lucas 12:11-14
Cuando os trajeren a las sinagogas, y ante los magistrados y las autoridades, no os preocupéis por cómo o qué habréis de responder, o qué habréis de decir; porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debáis decir.

Le dijo uno de la multitud: Maestro, di a mi hermano que parta conmigo la herencia.

Mas él le dijo: Hombre, ¿quién me ha puesto sobre vosotros como juez o partidor?

Mientras Jesús esta dando un excelente mensaje es interrumpido por una petición de un hombre que estaba disputando con su hermano la repartición de su herencia aunque en ese tiempo era común llevar estas cuestiones a los algunos rabinos este hombre tenia su mente solo en su problema natural cuando Jesús estaba compartiéndoles verdades eternas.

Al igual que muchos de nosotros hoy en día sus problemas naturales eran mas importantes que estar escuchando a Jesús, cuantas veces nos hemos perdido de una buena enseñanza en la iglesia por estar pensando en nuestros problemas materiales.

En este capitulo Jesús trata de la avaricia, ¿pero que es la avaricia? según el diccionario de la lengua española significa Afán desordenado de poseer y adquirir riquezas para atesorarlas.


La avaricia es un vicio que daña al hombre y le impide usar de los bienes que posee (Pr. 15:16), lo hace insensato y duro para con sus semejantes (1 S. 25:11), lo hace esclavo del dinero (Pr. 30:8-9; Mt. 16:26), lo hace caer en la idolatría, apartándole del cumplimiento de sus deberes para con Dios y para con el prójimo (Ef. 5:5; Mt. 6:24; Lc. 16:13).

El avaro vive atormentado por el deseo de aumentar sus riquezas
(Pr. 27:20; Is. 56:11) y se apodera injustamente de lo ajeno, dejándose corromper en la administración pública; es traidor de los suyos, opresor de los débiles, y escatima la paga a los subalternos y jornaleros
(Éx. 18:21; 1 S. 8:3; Sal. 15:5; Pr. 22:7; Ez. 18:12-13; Ez. 22:12-13; 30:14; Am. 8:4-6; Stg. 5:1-5). Dios reprueba la avaricia y Cristo la critica en los fariseos con palabras duras (Lc. 16:14). DICCIONARIO BIBLICO FREDY

Lucas 12:15
Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.

Es curioso ver como Jesús nos guardemos de la avaricia, lo cual hoy en día muchos estamos envueltos en ella, desde el congregante hasta el ministro.

Muchos que tienen negocios o que son sus mismos jefes tienen la posibilidad de ir a la congregación o de poder participar más en los asuntos del reino pero muchos de ellos no lo hacen, sino que se afanan y quieren siempre conseguir más.

Al igual muchos ministros se han dejado envolver por la avaricia y no se diga los que la fomentan con la doctrina de la prosperidad, es increíble como muchos les profetizan a sus oyentes riquezas y solo vienes terrenales, una vez escuche a un profeta centro americano que le profetizaba a uno que Dios le daría carros de lujos y que la gente se admiraría de su riqueza, ¿para que queremos tener? ¿Para que la gente nos admire? Si a algunos Dios nos da es para que nosotros demos también!!

Solo somos mayordomos de los bienes que tenemos, hay de aquellos que acaparan para si las riquezas y más de los que las hacen acosta de mentiras y sobornos espirituales.

El principio de John Wesley era ahorrar todo lo que pudiera, y dar todo lo que pudiera. Cuando estaba en Oxford tenía unos ingresos de 30 libras al año: vivía con 28 y daba las otras 2. Cuando sus ingresos ascendieron a 60 libras, a 90 y a 120 al año, todavía vivía con 28 y daba el resto.

El inspector general de la plata le dijo que tenía que pagar un impuesto, y Wesley contestó:

Tengo dos cucharillas de plata en Londres y otras dos en Bristol. Esa es toda la plata que tengo de momento, y no tengo intención de comprar más mientras haya tantas personas a mí alrededor que necesitan pan.


Los romanos tenían el dicho de que el dinero es como el agua del mar: cuanta más se bebe, más sed se tiene. Mientras se tenga la actitud del rico insensato, el deseo es tener más -y eso es lo contrario del Evangelio. DICCIONARIO BIBLICO

Hebreos 13:5-6
Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré; de manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre.

Dios bendiga sus vidas.

2 Responses so far.

  1. Muy bueno el artículo.Me ha gustado mucho el ejemplo de Wesley.Hoy en día cuanto más ganamos,más gastamos,porque somos así de egoistas.Muchas bendiciones hermano.

  2. El dios más fuerte de tumbar en nuestras vidas es Mamón, por eso Jesús habló muy claro en no servir a las riquezas.

    Saludos.

Gracias por vernos!

Gracias por vernos!

- Copyright © Verdad Y Luz Hoy - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -