Posted by : Luis Enrique Alvarado domingo, 31 de mayo de 2009

Salieron de los templos y las pequeñas
congregaciones religiosas para convertirse en figuras de las grandes marcas disqueras. Sus ventas se cuentan por millones así como sus seguidores; sus éxitos han ganado premios internacionales como el Grammy o el
Billboard.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu
El Auditorio Nacional se encontraba repleto: era la primera vez que este local recibía a un cantante de música religiosa contratado por la empresa regiomontana Apodaca Representaciones, que por años manejó a los conjuntos gruperos Bronco y Límite. En esta ocasión se trataba de la máxima figura latinoamericana de la música evangélica, Marcos Witt (ganador de 5 Grammys y 2 Billboard), quien se presentó durante 4 días con lleno total.

Los 40,000 asistentes pagaron entre 100 y 500 pesos, mientras que el cantante cobró 200,000 dólares por sus actuaciones.

Esa noche los 10,000 asistentes (entre los que se encontraban las cantantes Yuri y María del Sol, el actor Ernesto D´Alessio, el baladista Abelardo Ramírez y el secretario de Hacienda, Agustín Carstens), contuvieron la respiración en cuanto las luces se apagaron y apareció, enfundado en un traje negro, el cantante quien caminó por el escenario con una Biblia en la mano e invitó a sus seguidores a entregarse a la oración. En la pantalla se proyectaron imágenes del pastor; posteriormente el piano y la batería “despertaron” para dar inicio al recital de música religiosa.

En el recinto también estaba Mara Villanueva Sánchez, una contadora poblana que fue por curiosidad luego que una amiga le regaló un CD con canciones evangélicas. Ella identificó varias de las canciones que Witt interpretó durante 2 horas y pronto se sorprendió uniéndose a los asistentes para brincar, gritar, aplaudir y orar con canciones como Yo te busco, Poderoso, Danzaré, Cantaré y Levántate. El momento de clímax llegó cuando Witt interpretó Enciende una luz y el auditorio se convirtió en un coro multitudinario que encendió también la luz de sus celulares.

Witt abandonó el escenario pero la gente pidió su regreso con aplausos y gritos, como sucede con muchos de los cantantes y grupos de música pop que se presentan en este foro, ubicado en Paseo de la Reforma en el DF. Entre vítores, Witt volvió para interpretar la canción Aleluya a nuestro Dios, que puso punto final al concierto. A la salida, Mara compró varios discos de Witt y empezó a asistir regularmente a un templo evangélico para después convertirse al cristianismo.

Este concierto es apenas un ejemplo de una poderosa industria que mueve millones de dólares y duplica adeptos en el mundo latino. Esta música religiosa, cuyos orígenes se remontan a los cánticos gospel, identificados con los coros sureños de Estados Unidos en los años 30, ha tenido tal avance que incluso la industria discográfica creó ya un premio Grammy al Mejor Álbum Cristiano.

—La sociedad está en crisis y busca respuestas en su espiritualidad. La música, los libros y artículos cristianos se encuentran ya en las tiendas departamentales, en las grandes cadenas, en los aeropuertos y en todas partes. ¿Por qué?

―se pregunta Elio Masferrer Kan, profesor-investigador de las religiones de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) y presidente de la Asociación Latinoamericana para el Estudio de las Religiones

―, y él mismo da la respuesta: «Porque dan un mensaje inspirador para miles que quieren una esperanza para vivir.

—El secreto para atraer multitudes a este mercado está en la globalización: el hecho religioso se convierte en un fenómeno de masas que se manifiesta en conciertos donde los creyentes se integran para expresar su fe, para no sentirse solos y cantar juntos baladas, rock, pop, grupero, rap o el estilo impuesto por este mercado religioso. Como los fieles se percatan que no son tomados en cuenta por los sacerdotes y pastores, optan por otras Iglesias que les muestra un Jesucristo al alcance de ellos a través de los cánticos, por eso los convertidos sienten una felicidad que no pueden explicar y gritan efusivamente, Amén (así sea) que se escucha en México y el resto de América Latina

―señala Masferrer.

Con esto se explica por qué los pastores y cantantes pasaron de los templos a los teatros, estadios, arenas y auditorios masivos. Durante las presentaciones se combinan diferentes elementos teatrales, pantallas gigantes, danzas, luces, humo y escenografías.

Los cantos efusivos y la oración sin ritualismos constituyen ahora la tendencia dentro del espectáculo cristiano.

Los discos religiosos, aseguran los estudiosos, ya no distan mucho de los discos de música secular y se parecen en portadas y contenido. No están exentos de promoción, distribución, ventas masivas y giras artísticas, lo cual ya forma parte cotidiana de un negocio que crece día con día. Otro elemento que ha contribuido al éxito de la música religiosa ha sido la presentación de estos artistas por los canales de cable e Internet generando éxitos que luego se reflejan en ventas millonarias.

Elio Masferrer asegura que la crisis que se vive dentro de la Iglesia católica y otras Iglesias protestantes tradicionales, ha sido determinante pues aunque más de la mitad de los mexicanos se declaran católicos, muchos de ellos acuden a este tipo de conciertos de donde salen transformados para integrarse después a las Iglesias evangélicas.

Los precursores
Fue a principios de la década de los 70 cuando Sergio Orlando Moreno Guarnero, hijo de un pastor evangélico armó la primera banda de rock cristiano en Ciudad Juárez y la nombró La Tierra Prometida con el objetivo de liberar a los jóvenes de las drogas a través del evangelio.

Sin embargo, fue rechazado por los pastores quienes no aceptaban que tocara ese tipo de melodías, trajera el cabello largo y utilizara baterías y guitarras eléctricas, por lo que Moreno Guarnero terminó tocando en escuelas, parques y reclusorios.

—La gente no quiere asistir a una iglesia donde se toquen cantos viejos sino a conciertos masivos para sentirse acompañada en un mundo en el que impera la soledad

—sostiene con vehemencia este músico pionero, quien a más de 3 décadas sigue dando conciertos de rock en México, Centroamérica y Estados Unidos, y ahora tiene su propia disquera (Producciones La Tierra Prometida), con la que ha realizado 18 grabaciones.

El comunicólogo y empresario evangélico Raúl Lugo Becerra ―un defeño de 29 años, promotor de conciertos y programas de radio cristianos—, dice que a finales de los 80 en México no se planeaban este tipo de espectáculos y si bien Witt y otros cantantes tocaron en infinidad de conciertos en estadios y auditorios mexicanos y del resto de América Latina, fueron las congregaciones quienes corrieron con los gastos de transporte, hospedaje, comida y renta de equipo, pero los artistas no cobraron por las actuaciones aunque sí llenaban los estadios y lugares donde se presentaban.

—La finalidad de un evento cristiano es que la persona se encuentre con Dios. Esto no lo vieron algunos empresarios quienes se hicieron ricos a costa de los cantantes evangélicos; por tal razón estos artistas diseñaron estrategias de mercadotecnia, fundaron sus disqueras y se rodearon de especialistas en comunicación organizacional para ganar dinero; con las ganancias produjeron discos y videos, pagaron músicos, rentaron equipo y transporte y comenzó así una industria poderosa —relata Lugo.

Icono de la música cristiana
Jonathan Marcos Witt Holder, originario de San Antonio, Texas, aprendió a cantar en la parte trasera de la Pickup que llevaban sus padres, pastores metodistas, por territorio duranguense mientras predicaban el evangelio. A los 8 años empezó con clases de piano y tiempo después ya ofrecía recitales en el templo metodista, además de asistir al Colegio Americano de Durango.

Pronto combinó sus estudios de secundaria con los de música en la Escuela Superior de Música de la Universidad Juárez del Estado de Durango. Hoy ha ganado 5 premios Grammy Latinos, 2 Billboard de la Música Latinay ha vendido más de 11 millones de copias en México, América Latina y Estados Unidos. Entre sus logros se cuenta el tema Sinfonía del alma, que grabó con la Orquesta Filarmónica de Praga y además es reconocido por introducir el género pop en la música cristiana, con su tema Renuévame, que es considerado un himno entre los evangélicos.

En 1986 no sólo produjo su primer disco Canción a Dios, que se vendía durante sus presentaciones, sino que se casó con Miriam Lee. Un año después, la pareja fundó CanZion Producciones, una editora de música cristiana en español.

En 1991 lanzó al mercado el disco Proyecto AA, cuyo éxito principal fue la canción Renuévame. Tres años después fundó el Instituto CanZion, una escuela de música en Durango para formar a jóvenes. Actualmente Witt es dueño de más de 45 planteles que atienden a más de 3,000 estudiantes en Estados Unidos, América Latina y Europa.

Para finales de los 90 Witt era ya toda una celebridad: cantó en el concierto Homenaje a Jesús, celebrado en el Estadio Azteca, al que asistieron más de 100,000 seguidores y tuvo magnas presentaciones en escenarios como el Estadio Nacional de Cuzcatlán, en El Salvador; el Estadio Vélez Sarsfield en Argentina; el Estadio Monumental de Guayaquil, en Ecuador; el estadio El Camping, en Colombia y el Gibson Amphitheatre, del Universal City Walk, de Los Ángeles, California.

Desde 2002 Witt se convirtió en pastor de la Iglesia Lakewood, de Houston, Texas, donde cada domingo se congregan más de 6,000 feligreses y su sermón es transmitido por el canal de cable Enlace. Esto sirvió de gancho para que un año después la disquera Sony-BMG firmara un acuerdo para encargarse de la distribución, promoción y mercadotecnia de su material discográfico, que antes él mismo vendía en sus presentaciones.

Algunas de las nuevas propuestas para hacerse de más fieles o acercarse a sus seguidores, están más relacionadas con el mundo del espectáculo que con el religioso: antes de su concierto Sobrenatural en Bogotá, la empresa invitó al público a participar en un concurso cuyo premio principal fue una cena y una recepción con el cantante. Los primeros 150 participantes que compraron boletos asistieron a la recepción, mientras que 10 personas que compraron 500 boletos cada una, cenaron con el artista. Sin embargo, estos concursantes no obtuvieron descuento ni lugar especial en el concierto, que llevó a más de 30,000 almas.

Ahora en sus grabaciones Marcos Witt refleja el ambiente festivo de sus conciertos. Por esta razón instruye a los fans para que sigan la melodía o aplaudan porque les asegura que sus voces se escucharán en el disco, grabado en vivo. Así los fieles se convierten en los mejores promotores y consumidores del material.

En 2008 el pastor y cantante, junto con otros dirigentes evangélicos miembros de la Asociación de Mega Iglesias Hispanas de Estados Unidos, respaldaron la candidatura del senador republicano John McCain, lo que representó más de 15 millones de cristianos hispanos pertenecientes a 18,000 Iglesias y 75 denominaciones, en la defensa de los niños y el matrimonio sólo entre un hombre y una mujer, pero ni todo ese apoyo sirvió para derrotar al demócrata Barack Obama.

Marcos Witt afirma que sus propósitos van más allá de este mundo terrenal y se centra únicamente en la ganancia espiritual:

—La gente busca un mensaje que deje huella en el alma y si eso deja dinero, que más da. Por ello no me preocupa la comercialización de la música religiosa —afirma.

Fusión de ritmos
Otro cantautor que recorrió el mismo trayecto que Witt (de pastor a cantante de música religiosa para luego dar el salto a gran estrella) es el sonorense Jesús Adrián Romero Ibarra, quien encabeza la lista de los discos más vendidos durante 2007 en Estados Unidos con títulos como Renuevo espiritual, Cerca de ti, Te daré lo mejor, A sus pies y Con manos vacías, que fueron producidas por el connotado Kiko Cibrián, que por más de una década fue el productor de cabecera del cantante Luis Miguel.

Es reconocido por haber fusionado pop, rock acústico y ritmos caribeños, acompañado de coros estilo gospel.

Los discos de Jesús Adrián se venden a la salida de los conciertos y en las librerías cristianas de América Latina, aunque en México también han sufrido el azote de la piratería que los vende incluso en las estaciones del metro.

La transformación de Jesús Adrián ocurrió a los 16 años de edad (a su madre le habían detectado cáncer), cuando un conocido invitó a toda la familia a una congregación cristiana y, según el cantante, 3 meses después de acudir a los oficios religiosos, la mujer sanó.

Ante esta evidencia decidió aceptar a Dios y se preparó en cursos bíblicos hasta convertirse en pastor de una congregación en Van Nuys, California, y fundar tiempo después la Iglesia Amistad y Vida, en Agua Prieta, Son. Actualmente es pastor en la iglesia Vástago Epicentro, del condado de Surprise, Arizona.

Como pastor dirigió los grupos de alabanza en la iglesia Vino Nuevo, de Ciudad Juárez, posteriormente fue director de alabanza del grupo De Hombre a Hombre, dedicado a impartir congresos para evangélicos, con el cual viajó por México para presentar sus grabaciones.

La canción que lo lanzó a la fama en esas presentaciones fue Sumérgeme, que escribió en tiempos borrascosos cuando su vida era un desierto espiritual y ni siquiera Dios lo escuchaba.

A finales de los años 90 grabó la canción Cerca de ti, a la que siguieron años después Con manos vacías y A sus pies. Ya para principios de este siglo grabó el tema Te daré lo mejor, durante un congreso cristiano organizado por su propio sello disquero Vástago Producciones, que también se encarga de la distribución de este tipo de música.

En 2005 lanzó Unplugged, una selección de sus mejores canciones y el disco El aire de tu casa, con arreglos de guitarras acústicas

Identificado ya como uno de los máximos exponentes de la música cristiana en el continente, llama la atención porque en sus presentaciones masivas como en el Estadio Nacional de Lima, Perú, donde reunió a 40,000 personas, utiliza un completo equipo de luces y sonido cuyo peso es superior a las 10 toneladas.

El año pasado Jesús Adrián Romero fue nominado al Grammy Latino en la categoría de Mejor Álbum Cristiano en español por la canción Ayer te vi…fue más claro que la luna, y la empresa Apodaca Representaciones lo contrató para cantar en el Auditorio Nacional.

El cantante no se complica en dar profundas explicaciones a su éxito porque: —La música da un mensaje positivo, tiene el poder de cambiar el corazón de la gente. Si cambias el corazón de los hombres, cambias el mundo, porque tenemos una necesidad profunda de llenar el corazón con dinero, fama, drogas o trabajo, pero lo que necesitamos es a Dios —explica febrilmente.

Una Alanis Morissette cristiana
La mexicana Marcela Gándara, la dominicana Lilly Goodman y la chicana Annette Moreno, además de su apasionado fervor, comparten el privilegio de haberle arrebatado una porción del mercado cristiano a los hombres. Las 3 son actualmente las voces femeninas más escuchadas de la música religiosa en español.

Marcela Gándara es una chihuahuense de 21 años estudiante de mercadotecnia y negocios Internacionales en la Universidad de Texas, que empezó a los 18 años a asistir a cursos de la Biblia en Chihuahua, para después cantar en la iglesia Vino Nuevo de su ciudad natal.

Marcela ha participado en varios discos haciendo duetos con Jesús Adrián Romero en la canción Tú estás aquí, y con Abel Zavala en la balada Sólo a ti. Su gran éxito como cantautora fue con la melodía Más allá de todo, de su disco Un brote de adoración 2.

A finales de 2006 Marcela debutó en el mercado de la música cristiana con la compañía Vástago Producciones, con su material Más que un anhelo, a ritmo de pop rock. Actualmente realiza giras o tours por diferentes ciudades de México, Estados Unidos, Nicaragua y Honduras y prepara su próximo álbum.

―Mi misión es servir a Dios y tocar corazones. El propósito de la música que interpreto es dejar que Dios pueda usar cada una de las canciones en el corazón de la gente —dice arrobada la mexicana.

La dominicana de 22 años Lilly Goodman, destacó por su característico tono de voz que la llevó a cantar en el coro de la iglesia de su comunidad, pero lo abandonó cuando ingresó a la carrera de farmacología. Sus amigos le insistieron tanto que al cabo regresó a cantar y en 2000 grabó su primera producción, Contigo Dios, que tuvo tal éxito que aún hoy es aclamada.

Esto le permitió grabar su segundo disco, Vuelve a casa, bajo el sello de Vástago Producciones, lo que le permitió hacer presentaciones masivas en México y otros países de América Latina. Este año se presentará en el Centro de Negocios Expo Reforma, donde sus adeptos rápidamente agotaron las localidades.

La chicana Annette Marie Moreno ocasionó en 2008 una tumultuosa reunión de 500 adolescentes en una librería cristiana del centro del DF mientras promocionaba su disco: los jóvenes se formaron desde temprano para obtener un autógrafo o una fotografía de la rockera, su cantante preferida y, cuando ésta sonreía, hacía muecas, posaba para los fotógrafos o regalaba brazaletes, era vitoreada por sus incondicionales; incluso hubo algunas chicas que se desmayaron, de la misma manera que sucede con los histéricos fans de los ídolos juveniles.

Annette Marie Moreno viste faldas cortas, mallas y botas de colores chillantes, lo cual fascina a sus jóvenes seguidores, quienes no sólo se identifican con ella sino que la imitan.

A menudo criticada por su vestimenta y sus composiciones, la cantante se defiende:

—Las canciones que escribo son parte de mi vida, hay gente que se escandaliza con ellas y con mi forma de vestir, pero es una manera de llegar a las jóvenes para que se conviertan y crean en Dios —afirma convencida.

Sus seguidoras también portan atuendos parecidos a los de su estrella: faldas cortas, mallas y botas.

Moreno nació en San Diego, California, es la tercera de los 12 hijos de un matrimonio mexicano:

—En mi casa imperó la disciplina. No veíamos televisión y nuestros juguetes fueron los instrumentos musicales

—afirma la rockera, quien por ello terminó convertida en cantante y violinista del mariachi cristiano Los Salmos,propiedad de sus padres, que amenizaba con baladas rancheras las celebraciones dominicales de una iglesia cristiana en Tucson, Arizona.

Pero ella no se detuvo allí y en 1995 grabó su primer disco como solista, Volar libre con letras de su inspiración. Tiempo después se integró como vocalista a la banda rockera, cristiana y mexicana Grupo Rojo, que grabó su primer álbum denominado Rojo, con una composición de Moreno.

En 2002 la inquieta Annette Marie se separó del grupo para formar con su hermano Eli la banda Annette y Jardín de Rosas, que grabó su disco Un ángel llora, un verdadero hitazo que la convirtió en una de las consentidas del público cristiano con canciones como Bájate de la canoa, Complicado y Sonrisa al revés.

Con este álbum recibió la nominación al Grammy Latino en 2003. En 2004 lanzó la producción Ruleta rusa, que ha vendido miles de copias entre los jóvenes de América Latina.

En marzo de 2005 presentó su línea de maquillaje Rockera, que incluye lápices labiales, sombras y esmaltes, dirigida a las jóvenes rockeras cristianas que la admiran.

Para esta campaña utilizó el lema: «Ya demostraste lo linda que eres por dentro. Ahora demuestra lo linda que eres por fuera, porque con el corazón decides lo que eres», que tuvo gran aceptación entre el público.

Dos millones de personas asistieron a sus conciertos en los últimos 2 años en distintos escenarios como el Palacio de los Deportes y el Teatro Metropolitan, en el DF; el Estadio de Nicaragua y el Sport Arena de Los Ángeles, California, donde le abrió el espectáculo a la mexicana Alejandra Guzmán y no perdió la oportunidad de invitar a los fans: «No se rajen, conozcan a Dios».

Moreno también compuso los temas musicales de las películas cristianas Punto y aparte (2001) y Cicatrices (2005), que le hicieron ganar una Diosa de Plata en 2006 por las composiciones Un ángel llora y Guardián de mi corazón, que han vendido más de 100,000 copias. En 2008 fundó su disquera Jardín Records.

Ante el éxito avasallador de este nuevo nicho de mercado, el empresario Raúl Lugo Becerra pontifica:

—La Biblia dice que cuando es de Dios permanece; por eso se explica que estas melodías permanezcan en el gusto del público.

Fuente

5 Responses so far.

  1. Muy buen artículo.

  2. kquijada says:

    Excelente información.

  3. oorale... o sea que por nuestra vestimenta la gente se convierte... y con minifaldas!!!

    No pues si...

  4. Carlos X says:

    Pues yo no veo tan excelente el articulo, en realidad lanza muchas cosas al aire pero ninguna las aterriza...

  5. el cristiano debe de predicar y alabar en estadios, auditorios, entre otros sitios, ya que la misma palabra de dios dice,y les dijo: id por todo el mundo, y predicad el evangelio a toda criatura. este pasaje esta en marcos capitulo 16 versiculo 15, y sobre el dinero, la misma biblia dice que el jornalero es digno de su salario.

Gracias por vernos!

Gracias por vernos!

- Copyright © Verdad Y Luz Hoy - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -